martes, 5 de julio de 2016

COIMBRA DEL BARRANCO ANCHO


Este yacimiento arqueológico de época ibérica (S. V - II aC.) está formado por un poblado, un santuario y tres necrópolis.  Las casas del poblado eran rectangulares, con alzados de piedra y muros de barro y paja. Las techumbres también eran de madera y vegetales. En el interior se construían bancos y alacenas, usaban el esparto para esteras, cestos y cordelería.  El ajuar de la casa era principalmente de cerámica para cocinar, guardar alimentos, etc. 

El ritual funerario era de incineración. Junto a las cenizas se enterraba el ajuar funerario, compuesto de cerámicas, piezas de telares, como fusayolas, armas  y adornos personales. Los objetos de las tumbas pueden variar enormemente en número y formas. Las cenizas se cubrían de un encachado de piedras cuadrangular. La escultura del Cipo de los Jinetes formaba parte de un pilar-estela que coronaba la tumba más rica de la necrópolis.



El santuario era un lugar en el que hacer ofrendas como cerámicas, objetos personales, etc. Los pebeteros en forma de cabeza femenina son muy abundantes. 

Los materiales de Coimbra del Barranco Ancho están expuestos en la primera planta del Museo Arqueológico Jerónimo Molina.