jueves, 12 de mayo de 2016



GASTRONOMÍA JUMILLANA


La visita a Jumilla puede completarse con la degustación de algunos de sus platos típicos, ricos en sabores y texturas por ser fruto  de una cocina de frontera:


Gazpachos: cocinados con tortas de trigo y carnes de caza.

Gachamiga: Sencillo plato cuya base es la harina de trigo, el aceite de oliva y el ajo.

Relleno o pelotas: Hechas de pan rallado con magro o hígado, más huevo, ajo y perejil, cocinadas en un buen caldo de cocido.

Empanadas de patata: Originarias de Jumilla. Se rellenan de patatas fritas, atún , huevos cocidos, pimiento rojo, piñones y perejil.

Queso frito con tomate: Se usa queso fresco autóctono, de leche de cabra.

En cuanto a los postres, acompañados de un buen vino dulce son de lo más apetecible: 

Sequillos: Hechos de una pasta fina de harina, huevo y aceite, se decoran con merengue.

Pirusas: Pasta que por su finura se deshace en el paladar.

Cristóbalas: Masa compacta con las almendras y un toque de canela como protagonistas.