lunes, 20 de febrero de 2017


LA SACRISTÍA VIEJA DE LA IGLESIA DE SANTIAGO



Situada bajo la torre, es un pequeña joya del Renacimiento murciano que suele pasar desapercibida. Su autor fue Julián de Alamíquez. De  planta octogonal, la bóveda de casetones, las veneras y la corona de frutos, son típicas de la época.  Su atmósfera recóndita y digna está en consonancia con su uso como custodia de los tesoros de la iglesia. En la actualidad alberga la Capilla Museo del Santo Sepulcro, que entre otras esculturas de Pinazo o Planes (S. XX), conserva un crucifijo de Salzillo (S.  XVIII).