jueves, 16 de junio de 2016

JUMILLA Y EL MARQUÉS DE VILLENA


Sin duda, Juan Pacheco, marqués de Villena es un auténtico personaje. Hábil y astuto, colocado como doncel del  príncipe, comienza una trayectoria política que llegará a su cumbre cuando el heredero se convierta en el rey  Enrique IV, pues la figura de Pacheco ejercía una enorme influencia sobre él. Fue este monarca el que le concedió el marquesado de Villena (1445), que incluía Jumilla. Hasta la abolición de los señoríos formaría parte del marquesado. La defensa de Pacheco de Juana la Beltraneja, frente a Isabel la Católica durante la guerra de sucesión, posición  que mantuvo su heredero, Diego López Pacheco, marca el fin de la época de mayor esplendor de la familia.

Las huellas del marquesado en Jumilla son de gran importancia; Juan Pacheco comenzó la construcción del castillo en 1461, su hijo ilegítimo Rodrigo, fue alcaide durante la guerra contra los Reyes Católicos. Diego, el segundo marqués,  patrocinaría la construcción de la Iglesia de Santiago.