martes, 23 de agosto de 2016

LA CUEVA DEL PELICIEGO

Situada en la ladera sur del Alto de las Grajas, es uno de esos yacimientos arqueológicos fascinantes porque guarda historias de todas las épocas. Ocupada desde el Neolítico, en el interior se documentan pinturas rupestres de estilo levantino, varios équidos y dos ciervos, y de estilo esquemático hay uno con forma de áncora. También sirvió como lugar de enterramiento durante el tránsito del Neolítico al Calcolítico.  El hallazgo de algunas cerámicas ibéricas (S. IV aC.)  es fruto de posibles ofrendas. También sirvió de escondite de un tesorillo de monedas de bronce romanas.


La cueva debe su nombre a un célebre bandolero del S. XIX, que dominó la zona con su cuadrilla.