viernes, 17 de junio de 2016

¿POR QUÉ EL RETABLO DE LA IGLESIA DE EL SALVADOR ESTÁ PINTADO?



La subida al trono de Carlos III supuso un impulso a las ideas ilustradas en todos los aspectos.  En 1777 prohibió los retablos de madera con la excusa de la proliferación de incendios, aunque detrás de esta orden subyacía la idea de terminar con los excesos decorativos del Barroco. Además los proyectos diseñados para nuevas construcciones deberían ser supervisados por la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Los retablos pasarían a ser de piedra o pintados, simulando arquitecturas que se estructuraban con columnas clásicas y frontones.
  

El retablo de El Salvador sigue la normativa de la época. Su autor fue Paolo Sistori, un milanés que trabajó profusamente en Murcia, en iglesias como  Santa Eulalia, San Juan de Dios, Ntro. Padre Jesús Nazareno,  y en la Iglesia de  Santiago de Liétor. El conjunto de Jumilla se completa con lienzos de la vida de Jesús, obra del valenciano de Folch de Cardona.